Ponte un Punto morado!!!

El proximo 25 de noviembre se celebra el día contra la violencia domestica, un tipo de violencia que se lleva al año a muchas mujeres y destroza familias, hoy el correodigital se hacía eco de los siguientes datos:

VÍCTIMAS EN 2009

4.078 mujeres han sufrido algún tipo de violencia machista en los 10 primeros meses de este año.
2.932 han sido agresiones ejercidas por la pareja o ex pareja.
888 corresponden a violencia intrafamiliar y 258 fueron delitos contra la libertad sexual.
Por provincias,
Vizcaya acaparó 2.318 casos;
Guipúzcoa, 1.175;
Álava registró 585 víctimas.
El 31,15% de los casos los han sufrido chicas de entre 15 y 29 años, y otro 30%, mujeres de 30 a 39 años.
Estos datos, impactan, pero tal vez lo que más me ha conmovido, no son los datos, sino una realidad mucho más aterradora. El perfil que siempre barajaba este tipo de acciones (por denominarlas de algun modo) se centraban hace unos años en  persona sin estudios, sometidas y dependientes económicamente de su agresor. Hoy en día el 32% de las agresiones domésticas tienen como víctimas a mujeres con un nivel cultural, economico y social medio. Estos son cuatro de los testimonios.
«Me pegó, caí sobre mi hijo y volvió a darme»

Empresaria. Seis años de su joven existencia vivió aterrada por un marido que le amorataba el cuerpo. Su doctora de cabecera le instaba a denunciar, pero Esperanza nunca dio el paso. Se convirtió en una obesa mórbida. Su hijo, con tres años, tuvo que recibir ayuda psicológica.
«Me pegó, caí sobre mi hijo y volvió a darme»

Psicóloga y funcionaria. Veinte años casada, hace cuatro terminó su pesadilla. Madre de dos hijos, fue sometida a vejaciones psicológicas durante todo su matrimonio. Huyó furtivamente de casa, junto a los niños y con la ayuda de su hermano. Su ex, un profesional de éxito, se saltó la orden de alejamiento de 100 metros.
«Me pegó, caí sobre mi hijo y volvió a darme»

Licenciada en Derecho. Le dejó de crecer el pelo y las uñas y su nivel de estrés impidió que sintiera hasta el desgarro de las heridas. Rememora ocho años de infierno. Nadie la creía, salvo su familia, que fue en su auxilio. Al principio sólo le preocupaba que él recibiera tratamiento psicológico. Intentó estrangularla en la cama.
«Me pegó, caí sobre mi hijo y volvió a darme»

Licenciada. Madre de dos niñas, hace cuatro rompió con su marido, muy bien visto por la sociedad. En casa, tiraba objetos, golpeaba a su mujer y aterrorizaba a sus niñas. Denuncia que sus hijas han seguido soportando las vejaciones de su padre en los puntos de encuentro donde ella las deja para que pueda verlas.
Es aterrador, pero las víctimas silenciosas de este tipo de barbaries son siempre los niños, los más pequeños. Asi que el 25 de noviembre, poneros un punto morado, por ellas, pero sobre todo, por los más pequeños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: