En los tiempos de la amnesia obligatoria

Hay noches en las que abres los ojos, y se desvela. No sé si por la oscuridad de la noche o por la necesidad de pensar en algo, pero la cosa es que despiertas de este ensoñamiento llamado “vida”.  Y descubres historias como las de las Locas de plaza de mayo que se manifestaron día tras día desde el año 1977 de 15.30 a 16 h  por sus hijos e hijas desaparecidas durante la dictadura Argentina, o casos como los penales de Saturraran y las ventas, en los que mujeres y niños eran tratados cómo deshechos. Conocemos la historia de Alemania, conocemos las penas que han sufrido en argentina, y pocos conocen las injusticias que aquí, no muy lejos de casa, se vivieron.

Después de ver diez o doce videos, una solo puede quedarse con la frase de una abuela diciendo, “No lloreís, lo que teneís que hacer es no olvidarnos” por eso propongo abolir la amnesia obligatoria y devolver el recuerdo a la plaza de mayo, a Saturraran, y a todas las madres y abuelas que sufrieron en la postguerra, pero un recuerdo que se base en el perdon, no en generar venganza, porque una socidad solo puede edificarse desde el perdón. Perdonar sin olvidar…La filosofa española Amelia Valcárcel en una entrevista de su ultimo libro “memoria y perdon” decía ” el siglo XX ha sido tan fecundo en males, tan terrible, tan violento en todo el planeta,  en muchos lugares se han producido enormes males, pensemos en el exterminio del pueblo Judio en Europa, pensemos en el genocidio de Camboya, pensemos en los enormes problemas de Africa, pensemos en la guerra relijiosa de Yugoslavi. La capacidad de crimen ha sido tan grande que es donde surge esta instrucción “perdono pero no olvido” que quiere decir lo siguiente: Tengo el deber de perdonar porque si quiero que esto siga adelante una sociedad que no se perdona entre sí no puede seguir y como quiero que esto siga adelante yo tengo que propiciar un perdon  pero lo que ha ocurrido es tan grave que yo no tengo derecho a olvidarlo porque ha habido demasiado dolor, demasiada injusticia, demasiadas victimas, porque eso ya no se puede reparar, porque el daño está solo en una parte, y por lo tanto si lo olvidamos estamos exponiendonos a repetirlo. Por lo tanto, perdonamos pero no olvidamos. Es hermoso guardar memoria del agravio cuando lo hacemos para que no se repita.”

~ por pimpilimpausa en septiembre 8, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: