Estrellas

Hace unos meses, hice una amiga en el parque. Es una amiga muy especial, se llama Kahina y tiene 5 años. Vive con su madre en una caserio . Hace unas semanas, mientras yo estaba de vacaciones, su yayita…de la que hablaba maravillas, se fue al cielo.

(…)- Oihana, esta noche he soñado con Yayita- me dijo hace unos días.- En el sueño estaba contenta porque me ayudaba a levantarme de la cama y me vestía para ir al cole…-hizo una pausa- pero luego me desperté y me di cuenta que era un sueño y me puse muy triste. No podía dormir, pero no quería despertar a ama porque ella también se pone triste.- y sus ojos brillaban al recordarlo. Quería consolarla, decirle que es normal echar de menos a la gente que no está con nosotros, entonces mi boca me traicionó.

– ¡No sabes las suerte que tienes Kahi!- atiné a decir- Para la gente que está en el cielo, los sueños son… los sueños son…como una llamada de teléfono – solté

-¿Cómo una llamada de telefono?- dijo ladeaba un poco la cabeza, con cara de no entender ni una palabra.

– ¡Claro! La gente que vive en el cielo, se comunica con las personas que quiere mediante los sueños…¡qué suerte tienes! tu yayita te está diciendo que ella en el cielo está bien y que te cuidará todas las noches para que por la mañana puedas ir al cole.

Su cara se transformo, me miraba asombrada y duditativa, ¿podría ser eso? unos segundos después  (que para mi fueron como años) con una sonrisa de oreja a oreja, me dio un abrazo.

– Alaaa Oihana, ¡qué suerte tengo!- logró decir al final. Yo ya me había metido en el cuento y resuelta a darle un final, atiné a decir: – Ahora, tienes que decirle a tu yayita que has recivido el mensaje.

Y ¿Cómo hago eso?- dijo.

-En tu cuarto, hay una ventana ¿verdad?

-Si

-Y desde esa ventana se puede ver el cielo ¿no?

– Si

-Bueno, pues es muy sencillo, está noche antes de irte a dormir mira al cielo, y la estrella que más brille para ti en el cielo, esa será la estrella de yayita. Entonces, deberas guiñarle un ojo o mandarle un beso. Así, ella sabrá que has recivido el mensaje. (…)

A la mañana siguiente, baje como todas las mañanas de verano a tomarme mi cafecito, con un libro en una mano y Nun (mi perrita) en la otra. Nada más pisar el parque Kahina salió a nuestro encuentro. Me dió un abrazo y me susurró al oido:

-He encontrado la estrella-

Le sonrió y le digo…-¡Qué suerte tienes Kahina!

Anoche antes de salir, miré al cielo y busqué mi estrella…y ciertamente la encontré, alguien me dira que esa historia es una birria, que en las estrellas no hay nadie, me pueden decir incluso que mi estrella, ni siquiera es una estrella (porque es un planeta) pero a Kahina le ayuda saber de su estrella,  y a mi, con eso me sirve.

Kahina y Nun en el parque.

~ por pimpilimpausa en agosto 14, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: