Orlegia

Cuando el mar, ya era mar y la tierra no era más que una roca desnuda, los liquenes, venidos del mar, hicieron las praderas. Ellos invadieron, conquistaron y verdearon el reino de piedra.
Eso ocurrió en el ayer de los ayeres, y sigue ocurriendo todavía. Donde nada vive, los liquenes viven: en las estepas heladas, en los lugares más cálidos, en lo más alto de las más altas montañas.
Los liquenes viven mientras dura el matrimonio entre las algas y los hongos. Si el matrimonio se deshace, los liquenes desaparecen.
A veces, las algas y los hongos se divorcian, por riñas y peleas. Según ellas, ellos las tienen encerradas y no las dejan ver la luz. Según ellos, ellas los empalagan de tanto darles azúcar noche y día.
PD: Cualquier tipo de analogía con el Homo sapiens es absolutamente casual. jajajajaja

~ por pimpilimpausa en septiembre 27, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: